España, sábado 21 de Octubre de 2017
Gabinete Jurídico Suárez-Valdés- Derecho Militar, de la Policia y de la Guardia Civil

Noticias de Derecho Militar

VACACIONES Y ASUNTOS PROPIOS EN LAS FUERZAS ARMADAS

Son numerosas las recientes consultas recibidas en Gabinete Jurídico Suárez-Valdés por parte de afiliados de nuestro depacho relativas a la regulación y dimensionamiento actual de los permisos por asuntos particulares y créditos vacacionales de aplicación a los miembros de las fuerzas armadas, dada la distribución, por parte de la asesoría jurídica de una asociación de militares poco responsable, de una instancia que pretende confundir a nuestros afiliados sobre la actual regulación de la cuestión, con el objeto de generar una polémica estéril, sobre una cuestión que, a priori, parece clara y en relación a la cual, iniciando futuros procedimientos contenciosos, únicamente podremos conseguir una notoria condena en costas.

Es por ello por lo que desde Gabinete Jurídico Suárez-Valdés consideramos preciso efectuar una aclaración normativa sobre esta cuestión de las vacaciones y permisos de asuntos propios, de cara a despejar dudas y a que ningún afiliado pueda verse abocado a una resolución judicial perjudicial para sus intereses, por falta del debido asesoramiento.

El Real Decreto-Ley 20/2012, de 13 de julio , de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y el fomento de la competitividad, introduce, a través de su artículo 8, una modificación de los artículos 48 y 50 de la Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto básico del Empleado Público, bajo en siguiente tenor:

“Uno. Se modifica el artículo 48 de la Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Básico del Empleado Público en los siguientes términos:

«Artículo 48. Permisos de los funcionarios públicos.

Los funcionarios públicos tendrán los siguientes permisos:

a) Por fallecimiento, accidente o enfermedad grave de un familiar dentro del primer grado de consanguinidad o afinidad, tres días hábiles cuando el suceso se produzca en la misma localidad, y cinco días hábiles cuando sea en distinta localidad.

Cuando se trate del fallecimiento, accidente o enfermedad grave de un familiar dentro del segundo grado de consanguinidad o afinidad, el permiso será de dos días hábiles cuando se produzca en la misma localidad y de cuatro días hábiles cuando sea en distinta localidad.

b) Por traslado de domicilio sin cambio de residencia, un día.

c) Para realizar funciones sindicales o de representación del personal, en los términos que se determine.

d) Para concurrir a exámenes finales y demás pruebas definitivas de aptitud, durante los días de su celebración.

e) Para la realización de exámenes prenatales y técnicas de preparación al parto por las funcionarias embarazadas.

f) Por lactancia de un hijo menor de doce meses tendrá derecho a una hora de ausencia del trabajo que podrá dividir en dos fracciones. Este derecho podrá sustituirse por una reducción de la jornada normal en media hora al inicio y al final de la jornada o, en una hora al inicio o al final de la jornada, con la misma finalidad. Este derecho podrá ser ejercido indistintamente por uno u otro de los progenitores, en el caso de que ambos trabajen.

Igualmente la funcionaria podrá solicitar la sustitución del tiempo de lactancia por un permiso retribuido que acumule en jornadas completas el tiempo correspondiente.

Este permiso se incrementará proporcionalmente en los casos de parto múltiple.

g) Por nacimiento de hijos prematuros o que por cualquier otra causa deban permanecer hospitalizados a continuación del parto, la funcionaria o el funcionario tendrá derecho a ausentarse del trabajo durante un máximo de dos horas diarias percibiendo las retribuciones íntegras.

Asimismo, tendrán derecho a reducir su jornada de trabajo hasta un máximo de dos horas, con la disminución proporcional de sus retribuciones.

h) Por razones de guarda legal, cuando el funcionario tenga el cuidado directo de algún menor de doce años, de persona mayor que requiera especial dedicación, o de una persona con discapacidad que no desempeñe actividad retribuida, tendrá derecho a la reducción de su jornada de trabajo, con la disminución de sus retribuciones que corresponda.

Tendrá el mismo derecho el funcionario que precise encargarse del cuidado directo de un familiar, hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, que por razones de edad, accidente o enfermedad no pueda valerse por sí mismo y que no desempeñe actividad retribuida.

i) Por ser preciso atender el cuidado de un familiar de primer grado, el funcionario tendrá derecho a solicitar una reducción de hasta el cincuenta por ciento de la jornada laboral, con carácter retribuido, por razones de enfermedad muy grave y por el plazo máximo de un mes.

Si hubiera más de un titular de este derecho por el mismo hecho causante, el tiempo de disfrute de esta reducción se podrá prorratear entre los mismos, respetando en todo caso, el plazo máximo de un mes.

j) Por tiempo indispensable para el cumplimiento de un deber inexcusable de carácter público o personal y por deberes relacionados con la conciliación de la vida familiar y laboral.

k) Por asuntos particulares, tres días.

l) Por matrimonio, quince días.»

Dos. Se modifica el artículo 50 de la Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Básico del Empleado Público que queda redactado de la siguiente manera:

«Artículo 50. Vacaciones de los funcionarios públicos.

Los funcionarios públicos tendrán derecho a disfrutar, durante cada año natural, de unas vacaciones retribuidas de veintidós días hábiles, o de los días que correspondan proporcionalmente si el tiempo de servicio durante el año fue menor.

A los efectos de lo previsto en el presente artículo, no se considerarán como días hábiles los sábados, sin perjuicio de las adaptaciones que se establezcan para los horarios especiales.»

Tres. Desde la entrada en vigor de este Real Decreto-ley, quedan suspendidos y sin efecto los Acuerdos, Pactos y Convenios para el personal funcionario y laboral, suscritos por las Administraciones Públicas y sus Organismos y Entidades, vinculados o dependientes de las mismas que no se ajusten a lo previsto en este artículo, en particular, en lo relativo al permiso por asuntos particulares, vacaciones y días adicionales a los de libre disposición o de similar naturaleza.”

De este modo nos encontramos con que, a nivel de la totalidad de la función pública española, existe una norma con rango de ley, como es el Real Decreto-Ley 20/2012, de 13 de julio, que establece que los funcionarios tendrán anualmente veintidós días hábiles de vacaciones retribuidas y tres días de asuntos particulares, sea cual fuese la normativa que con anterioridad se les viniese aplicando sobre esta materia.

Podría surgir la duda sobre si dicha normativa resulta de aplicación a los miembros de las fuerzas Armadas, al estar los mismos excluidos de la aplicación de la Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Básico del Empleado Público, dado el tenor del artículo 4 de dicha norma. Sin embargo, las dudas que pudieran surgir sobre este particular son despejadas en el apartado primero, de la Disposición Adicional Sexta del Real Decreto-Ley 20/2012, de 13 de julio, de Adecuación para los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil, que estipula que:

1. Las disposiciones de carácter general que, para los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil, regulan las materias contenidas en el título I deberán entenderse modificadas en los términos establecidos en esta disposición legal.

Entendemos por ello en Gabinete Jurídico Suárez-Valdés, que el artículo 8 del Real Decreto-Ley 20/2012, de 13 de julio, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y el fomento de la competitividad, que insistimos tiene rango de ley, resulta de plena aplicación para el año 2013 a la totalidad de los miembros de las Fuerzas Armadas, al entenderse derogada cualquier norma de rango inferior, dictada con carácter previo a la entrada en vigor del mismo, en virtud de lo estipulado en el apartado sexto, de la disposición derogatoria única de dicha norma.

Es por ello que todas las administraciones, vienen redactando, en fechas recientes normas de adaptación de su normativa interna a lo preceptuado en el artículo 8 del Real Decreto-Ley 20/2012, de 13 de julio. Así, por ejemplo, por Resolución de 28 de diciembre de 2012, de la Secretaría de Estado de Administraciones Públicas, se dictan instrucciones sobre jornada y horarios de trabajo del personal al servicio de la Administración General del Estado y sus organismos públicos. Y aquí es donde las instancias que se han venido distribuyendo incurren en un grosero error, incitando a la confusión y al inicio de un procedimiento jurídicamente inviable de funestas consecuencias jurídicas para quienes lo eleven a los tribunales, cuando entiende que, al no resultar de aplicación dicha resolución al personal de las Fuerzas Armadas, la nueva regulación sobre vacaciones y asuntos propios establecida por el Real Decreto-Ley 20/2012, de 13 de julio, no resulta de aplicación a dicho colectivo, extremo este radicalmente erróneo, por cuanto dicha normal con rango de ley, de acuerdo con lo estipulado en su Disposición final decimoquinta, se encuentra en vigor el día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial del Estado, resultando por tanto de plena aplicación a nuestro personal.

Cosa distinta resulta que, como quiera que la totalidad de la normativa anterior sobre la materia por el Ministerio de Defensa, tal como la O.M. 121/2006 de 4 de octubre por la que se aprueban las normas sobre jornada y horario de trabajo, vacaciones, permisos y licencias de los Militares Profesionales de las Fuerzas Armadas, ha quedado inmediatamente derogada en virtud de los preceptuado en dicho Real Decreto-Ley, Defensa deba adaptar la antigua normativa sobre créditos vacacionales, permisos y licencias, a la nueva normativa marco de referencia.

En este sentido, ya han trabajado otros cuerpos como el de la Guardia Civil y así por Orden General 1/2013, de 9 de enero del 2013, se modifica la Orden General 7/2009, se aprueban las normas sobre vacaciones, permisos y licencias del personal del Cuerpo de la Guardia Civil y se viene a adaptar la normativa anterior sobre la materia, ala nueva realidad jurídica.

Diversas asociaciones como ASFASPRO y ATME, vienen trabajando desde la lealtad en el Consejo de Personal y con la Subsecretaría de Defensa, para que la transcripción de lo preceptuado en el Real Decreto-Ley 20/2012, de 13 de julio, a la normativa interna sobre la que se viene trabajando en la actualidad por nuestros representantes, sea lo mas beneficiosa para los miembros de las Fuerzas Armadas, existiendo ya propuestas que, desde el trabajo y el enfoque positivo, pretenden sacar el máximo rédito a la reforma en vigor. En este sentido, entre otras propuestas se ha elevado la solicitud de que, cuando se concedan cinco días laborables, que se disfruten de Lunes a Viernes, resulte obligatoria la exención de servicios y guardias el fin de semana anterior o posterior, para que de este modo todo el personal de las Fuerzas Armadas, que distribuya sus vacaciones de una forma inteligente, pueda pasar a enlazar hasta 32 días reales de vacaciones.

Es por ello por lo que, desde esta asesoría jurídica instamos a no dejarse llevar por cantos de sirena distribuidos por aquellos colectivos asociativos que únicamente pretenden desestabilizar el proceso de negociación iniciado, aún a costa de que sus afiliados y simpatizantes puedan iniciar acciones judiciales o de reclamación carentes de cualquier fundamento y con funestas consecuencias para sus bolsillos.

 

Departamento de Derecho Militar de Gabinete Jurídico Suárez-Valdés

 

Atrás

Nuevo Plan de Entrenamiento para las pruebas físicas de acceso a Tropa y Marinería - Clic aquí

© Copyright 2017 Derecho-Militar.es - Todos los derechos reservados. | Derecho Militar | Noticias | Legislación | Jurisprudencia | Enlaces | Aviso Legal | Política de cookies