España, viernes 3 de Julio de 2020
Gabinete Jurídico Suárez-Valdés- Derecho Militar, de la Policia y de la Guardia Civil

Noticias de Derecho Militar

PENSIÓN EN ACTO DE SERVICIO – SENTENCIA ESTIMATORIA-.

8 Diciembre 2019

Fuente: Diario El Mundo

El Gobierno deberá abonar una pensión extraordinaria a un militar de 36 años que resultó herido por un rayo durante unos ejercicios en 2016. La Justicia castrense considera que los daños que sufrió se produjeron en acto de servicio y que le impiden desarrollar con normalidad su función.

El Juzgado Central Contencioso- Administrativo corrige la decisión del Ministerio de Defensa, que declaraba la utilidad para el servicio con limitaciones del cabo del Ejército de Tierra Javier G.

Los hechos se remontan al 16 de junio de 2016, cuando, durante el ejercicio táctico Alfa Infantería Ligera 2016 y, en concreto, durante el tema táctico programado, el cabo, encuadrado en el equipo de tiradores de precisión de la Plana Mayor de la Primera Compañía, sufrió quemaduras de primer grado debido al impacto de un rayo en las proximidades de donde tenía su puesto de observación.

La Junta Médica dictaminó que el cabo había sufrido una «fulminación [impacto del rayo], con afectación del plexo lumbar y trastorno adaptativo mixto». Los especialistas sanitarios concluyeron que el afectado tenía una limitación del 28% de su actividad.

Posteriormente, la Junta de Evaluación, reunida el 23 de enero de 2019, acordó emitir un informe en el que aseguraba que el militar herido «reúne la actitud psicofísica para continuar en servicio activo, si bien tiene limitación permanente para ocupar destinos en los que se requiera esfuerzos físicos intensos, carga de pesos, largas pedestaciones y sedestaciones y situaciones de estrés y alta responsabilidad».

El militar, representado por el abogado Antonio Suárez-Valdés, recurrió la decisión del Ministerio de Defensa. Tras insistir en que el rayo le alcanzó cuando estaba en acto de servicio, el recurrente constató la «imposibilidad física de seguir prestando servicios en las Fuerzas Armadas, porque es incapaz de mantener la misma postura durante media hora o 40 minutos, tanto si se trata de estar de pie como de mantenerse sentado, debido a las graves secuelas».

Alegó también que la psiquiatra declaró que las disfunciones psíquicas «van a mantenerse mientras persistan las deficiencias físicas».

El tribunal entiende que los hechos, considerados en su conjunto, son objetivamente válidos «para que deba declararse la inutilidad para el servicio por insuficiencia de condiciones psicofísicas».

Como explican fuentes de la defensa, la pensión extraordinaria tendrá una cuantía igual al 55% de la que hubiese resultado de producirse una incapacidad permanente absoluta para toda profesión u oficio en acto de servicio o como consecuencia del mismo.

En el caso de un militar profesional de tropa que se jubila en una situación ajena a un acto de servicio, sobre su haber regulador de 19.993,26 euros por año, le quedaría el 55%, que son 10.996 euros anuales de pensión de incapacidad.

Sin embargo, para este cabo, al tratarse de una contingencia acaecida en acto de servicio, se le aplicará el doble haber regulador. Por ello, percibirá una pensión de incapacidad de 21.992,58 euros; esto es, justo el doble de lo que le hubiera correspondido si se jubila en circunstancias ajenas a un acto de servicio.

Atrás

Nuevo Plan de Entrenamiento para las pruebas físicas de acceso a Tropa y Marinería - Clic aquí

© Copyright 2020 Derecho-Militar.es - Todos los derechos reservados. | Derecho Militar | Noticias | Legislación | Jurisprudencia | Enlaces | Aviso Legal | Política de cookies